Extraordinario hallazgo: un nuevo ancestro humano permite completar la cadena evolutiva

primate.barcelonaHallan los restos fósiles de un primate de 11.6 millones de años, que podría representar al último eslabón compartido entre los seres humanos, los chimpancés y los monos gibones.

Se trata de un revolucionario hallazgo, sucedido en Barcelona, España, que dio con 70 huesos del cráneo, la pierna y el brazo izquierdo de esta nueva especie de primate. Según los expertos, se trata de una hembra adulta, bautizada como ‘Laia’, que perteneció a una especie extinta hace unos 12 millones de años, antes de que la evolución se dividiese entre simios pequeños y grandes.

La reconstrucción computarizada de su cuerpo permitió estimar que este primate llegó a pesar unos cuatro o cinco kilos. La anatomía del conjunto de huesos de su brazo, especialmente la muñeca, el húmero y el radio, evidencia el diseño básico de los homínidos vivos, por lo que se cree que trepaba y se colgaba de los árboles. Al mismo tiempo, las marcas microscópicas en sus dientes permiten inferir que probablemente se alimentaba de frutos blandos.

“El descubrimiento de este fósil proporciona un capítulo que faltaba sobre el inicio de los simios y de la historia humana”, señala el profesor de Antropología en la Universidad George Washington, Sergio Almécija. “Tal vez, estuvimos buscando en el camino equivocado. Tal vez, algunos ancestros de los simios eran más pequeños de lo que pensábamos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *