Por qué la velocidad de la sombra “viaja” más rápido que la luz

sombra1

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la velocidad de la sombra? ¿Es esta más rápida que la velocidad de la luz? La respuesta es más teórica que práctica, un sí y no, pero realmente interesante. Lo explica el divulgador Michael Stevens (Vsauce) y da que pensar. Se puede decir que algunas sombras “viajan” más rápido que la luz… pero solo en nuestro cerebro. Esta es la razón.

En la distancia, la sombra que produce un objeto es más grande que el propio objeto en sí mismo. Todo depende de la distancia de ese objeto al foco de luz. Independientemente del tamaño de la sombra, esta se mueve de la misma forma y al mismo tiempo que el objeto. Pero, reflejada sobre una superficie, cuando la sombra es más grande que aquello que la produce, recorre una distancia mayor sobre esa superficie que el propio objeto. Por eso, en teoría, “viaja” más rápido.

Un ejemplo que explica Stevens: imagina que, desde la Tierra, pudiéramos proyectar una sombra sobre la Luna entre dos puntos A y B. Al hacerlo, el objeto en la Tierra que produce esa sombra recorrería una pequeña distancia, mientras que la sombra sobre la Luna recorrería una distancia muchísimo mayor. Esa sombra “viaja” más rápido que la propia luz. Sobre el papel, cierto, pero la clave es que realmente no hay nada que “viaje”, de ahí poner esa palabra entre comillas.

La sombra que vemos no transfiere ningún objeto o información desde el punto A al B, es en realidad la ausencia de un objeto. La regla es que es imposible que la información viaje más rápido que la luz, y esa sombra no transmite ninguna información, es solo nuestra interpretación de la ausencia de luz. En el vacío, no hay ni objeto ni información que rompa la barrera de la luz. Lógico y complejo a la vez. Puedes verlo explicado debajo (en inglés) en más detalle. Merece la pena.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *